REHALA

"Rehala" nace con la idea de dar auge en la red a un mundo tan autentico y tan bonito como es el de la REHALA de monteria. Por medio de este blog se pretende dar a conocer a todo aficionado al mundo de la caza y los perros,las rehalas que monteria tras monteria realizan esa labor tan poco valorada pero tan imprescindible en nuestras agrestes sierras.

UNA REHALA

No hay verdadera montería sin perros. Cuando se montea de verdad, es decir, con todos los elementos que el caso requiere, y entre ellos, y en lugar preeminente, varias rehalas punteras, éstas lo van diciendo todo. Lo van diciendo todo al que sabe escuchar, que no es fácil. Si sabe escuchar, aunque le haya tocado un puesto en que, por mala suerte, no haya tenido vista sobre el terreno, se habrá podido dar perfecta cuenta -siempre y cuando los perros sean de calidad- de todo cuanto ha sucedido en el día. Desde la hora en que se soltó hasta en la que se terminó la batida:de si ha habido interés o no, de si se ha tirado bien o mal, de si la caza ha corrido en dirección que convenía, de si se ha vuelto o de si no ha salido. En fin, de todo se habrá enterado y bien poco será lo que le puedan contar los que han tenido la suerte de presenciar el conjunto.

Veinte Años de Caza Mayor. Conde de Yebes.

EL PERRO DE REHALA

El buen perro de rehala, sea cualquiera su clase, desde el puro podenco envelado y peliduro al de padres desconocidos y tipo inverosímil -que los dos pueden ser de punta-, requiere, entre otras, las siguientes características principales: fuerza, coraje,perseverancia, vientos y dicha. A cuál de ellas mas importantes, y si no las reúne es un perro incompleto.

Veinte Años de Caza Mayor. Conde de Yebes.

viernes, 3 de diciembre de 2010

El Risquillo (Andújar, Jaén)


Volver a El Risquillo cada año a montear es todo un verdadero privilegio. Son innumerables las referencias históricas que podemos encontrar en libros y las diferentes fotografías antiguas tomadas en esta imponente y auténtica finca de la Sierra de Andújar. Mucha historia, muchos personajes, mucho sabor e innumerables lances van unidos a El Risquillo, y es que es complicado conocerla y no guardarla en esa lista de manchas a las que uno no faltaría nunca.

Cartel de entrada al cortijo de El Risquillo.

Puede parecer largo el camino hasta encajar allí, pero desde luego a mi me parece un verdadero espectáculo visual y de cultura cinegética. Es una excursión por nuestra historia de la montería, y así se demuestra pasando por fincas como Lugar Nuevo, La Virgen, Mingorramos, Navalasno, Montealegre, El Tamujar, Las Tapias o Sardinas. Precisamente la mancha que pega con esta última finca es la que íbamos a montear, concretamente la conocida con el nombre de El Hontanar.

Primeras rehalas en llegar a la junta. Tras ellas, imponente, el risco que da nombre a la finca.

Tratándose El Hontanar del manchón abierto de El Risquillo, prácticamente todos los años cumple, siendo la posibilidad de cobrar un buen venao o pillar un atestón de marranos la ilusión con la que siempre nos plantamos allí donde Jaén hace linde con Ciudad Real. En compañía de Cristóbal y con la gran ausencia de nuestro buen anfitrión Borja, llegamos puntuales a la cita en el cortijo. Tras saludar a amigos y conocidos, recibimos con agrado por parte de Tirso, hermano de Borja, nuestra postura: El puesto de las piedras, de buen recuerdo para mi compañero pues se hincho de tirar cochinos allí hace unos años.

Poco fue lo que tardaron en salir las armadas, cosa de agradecer cuando aun reina el calor.

Mientras fuimos cogiendo fuerzas con unas ricas migas, iban llegando las rehalas, en su mayoría manchegas. Entre ellas pude distinguir la del hermano de Aquilino, guarda de El Risquillo, procedente de Puertollano, la rehala de D. Víctor Trujillo de Valenzuela de Calatrava, alguna de Solana del Pino y la de D. Javier Manrique, que desde este año forma parte de la plantilla de rehalas cordobesas.

Detalle presente en la furgoneta de la rehala de D. Javier Manrique.

Ligeros y con agilidad, después del rezo, salimos hacia nuestra postura, llegando tras un breve paseo junto a la linde con Sardinas. El puesto, en una cordillera de rocas que hace de frontera entre dos masas espesas de pinos se vislumbra bastante cerrado y de complicado ajuste. Había que estar ágil y atento para poner patas arriba un marrano entre tanta jara sucia. Con pocos puestos por montar, rápido se escucharon los furgones de los perros caminos de sus sueltas.

Atravesaos impacientes esperando el momento de la suelta en El Risquillo.

Las primeras reses comenzaban a moverse, siendo un vareto malo el primer bicho que daba cara por los peñascos. Lo corto y sucio del tiradero hizo que viviera su entrada con tremenda emoción. Lástima que no fuera un venao, pues el lance fue precioso. Con los perros en actividad se comenzaron a sentir los primeros disparos, más localizados en los cierres, cosa lógica en una mancha con las características de la que monteábamos.

El puesto de las rocas, complicado pero de grandes vistas y belleza.

Las carreras de las pepas se sentían sin verse entre el frondoso pinar. Con tan poca visibilidad, el estar en tensión era primordial, y así es como nos mantuvimos prácticamente la totalidad de la mañana. Con la llegada de la rehala encargada de trastear nuestras inmediaciones, el lamentable espectáculo de un chorreo de perros alrededor de los zahones de dos perreros cotorreando entre ellos y poco pendientes de su importante labor: montear animando sus canes. Con las ganas que tenía yo de ver trabajar a José Herman con los perros divisa verde y collarín de la cencerra naranja propiedad de Manrique, me tocó mosquearme viendo aquel numerito.

Perros de la rehala de D. Javier Manrique. Con ganas me quede de verlos trabajar.

Pendientes de esos minutos posteriores al paso de los perros, momento que tanto gusta moverse a muchos cochinos, aguantamos Cristóbal y yo sin distraer nuestra atención. Luego echamos manos al queso y al vino, comentando mi poca fortuna en las muchas excursiones venatorias por El Risquillo. Con aquello prácticamente acabado y tras hacer nuestra ya clásica quiniela del resultado final, un tarameo pone alerta a Cristóbal que ve, o cree ver, un trasluzón de un marrano. Cara de tontos y posterior consuelo mutuo por la dificultad del lance aun habiendo estado con los cinco sentidos en acción.

Preciosas las vistas desde nuestro puesto en El Risquillo.

Ya en la casa, suerte dispar. Cochinos habían salido pocos, los escasos rastros lo hacían suponer, el cervuno, en cambio si dio juego a los puestos más abiertos, siendo varios los afortunados que cobraron buenos venaos. Destando tres sobre el resto por sus recias y gruesas cuernas. Tras una foto para el recuerdo junto a dos eventules monteros: Jorge y Arturo, despacito camino de Córdoba con la ilusión de volver pronto por esta zona tan mítica y montera como la Sierra de Andújar.

En compañía de Cristóbal, Jorge y Arturo, foto para el recuerdo con algunos de los venaos de El Risquillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario