REHALA

"Rehala" nace con la idea de dar auge en la red a un mundo tan autentico y tan bonito como es el de la REHALA de monteria. Por medio de este blog se pretende dar a conocer a todo aficionado al mundo de la caza y los perros,las rehalas que monteria tras monteria realizan esa labor tan poco valorada pero tan imprescindible en nuestras agrestes sierras.

UNA REHALA

No hay verdadera montería sin perros. Cuando se montea de verdad, es decir, con todos los elementos que el caso requiere, y entre ellos, y en lugar preeminente, varias rehalas punteras, éstas lo van diciendo todo. Lo van diciendo todo al que sabe escuchar, que no es fácil. Si sabe escuchar, aunque le haya tocado un puesto en que, por mala suerte, no haya tenido vista sobre el terreno, se habrá podido dar perfecta cuenta -siempre y cuando los perros sean de calidad- de todo cuanto ha sucedido en el día. Desde la hora en que se soltó hasta en la que se terminó la batida:de si ha habido interés o no, de si se ha tirado bien o mal, de si la caza ha corrido en dirección que convenía, de si se ha vuelto o de si no ha salido. En fin, de todo se habrá enterado y bien poco será lo que le puedan contar los que han tenido la suerte de presenciar el conjunto.

Veinte Años de Caza Mayor. Conde de Yebes.

EL PERRO DE REHALA

El buen perro de rehala, sea cualquiera su clase, desde el puro podenco envelado y peliduro al de padres desconocidos y tipo inverosímil -que los dos pueden ser de punta-, requiere, entre otras, las siguientes características principales: fuerza, coraje,perseverancia, vientos y dicha. A cuál de ellas mas importantes, y si no las reúne es un perro incompleto.

Veinte Años de Caza Mayor. Conde de Yebes.

lunes, 14 de diciembre de 2009

La Aljabara de Spínola (Hornachuelos, Córdoba)


Otra de las fechas que se marcan en el calendario desde que te avisan. Después del sabor agridulce con el que nos volvimos a casa el año pasado había que repetir, y quitarse ese gustillo. Se llevaba comentando la bonanza de la mancha desde la época de estío, reses había a montones, repartidas por toda la finca y últimamente hasta se estaban pasando de Los Rayos. Los marranos, la incógnita de todos los años, pero se veía echio y si algo asegura esta finca todos los años es tres o cuatro de categoría.

He escrito bastante de esta finca, le tengo un cariño especial, tanto a la finca en si como a sus propietarios, con los que me une una gran amistad. Han sido ya varias las reseñas que he escrito sobre esta montería en la revista Cazadores, pues son ya cuatro años los que he tenido la suerte de montearla. Dos años con el cura Ventura y Juani, y estos dos últimos con Monteros del Sur.


Muy buenos aficionados se dieron cita en la Aljabara de Spínola.

La junta, donde de costumbre. Mira que tiene miga el sitio donde se hace la junta, pues al final entran los coches de los ciento y pico puestos que se montan cada año, increíble pero cierto. Mucha gente conocida del ambiente montero cordobés y algún foráneo que le ha cogido cariño desde que la monteaba con los malagueños y continua fiel a la cita. Es que es una montería que engancha, tiene mucho sabor.


José Ignacio, Álvaro, Alvarito, Martín y Manolo antes de salir a sus puestos.

Tras un sentido rezo y una emotiva salve a la Virgen de la Cabeza se dio paso al sorteo. Juan de Dios fue el encargado de ir llamando a los monteros que fueron desfilando por la mesa en busca de la bolita. Mientras la gente seguía saludando, y es que allí nos juntamos muchísima gente. La salida de las armadas ordenada y veloz.

Guapas monteras en la junta de la Aljabara.

La niebla parecía que no iba a levantar nunca, estaba espesa aunque el sol pretendía hacer acto de presencia y ya se sabe que cuando quiere lo consigue, como así fue. Hasta cerca de las doce y cuarto pude contemplar el buen puesto que nos había tocado, ya nos lo había comentado José Antonio cuando salíamos camino de la mancha. Amablemente, como siempre que vamos juntos, Rafael me dijo que me prepara que iba a tirar yo primero, que de todas las veces que habíamos ido juntos aun no me había estrenado y le hacia mucha ilusión.

Cuando levantó la niebla pudimos ver nuestro tiradero.

El puesto un testero larguillo, en umbría, con un encinar espeso que dificultaba la visión pero por el que se denotaban bastantes vereas. A nuestra espalda el carril y tras él un cerrete muy cerrado de monte donde desde primera hora pudimos observar reses. Impacientes esperamos las primeras ladras que movieron las reses hasta nuestra postura. Fueron ciervas con sus chotas y algún vareto. A nuestra derecha sentimos los primeros tiros, al momento un venao a nuestra espalda, parece que va dado, se lo comunico a mi compañero que me anima a que lo remate. Tras sopesar un segundo le dejo a el pues estaba demasiado lejos y se que me iba a costar sangre sudor y lágrimas echarlo abajo. Apoyado en su vara y después de meterle aumentos al canuto, Rafael lo remata de un tiro sensacional, medido por el telémetro 227 metros, casi ná.

Por la derecha sentimos a Perico, perrero de la rehala propiedad de Antonio Ángel Marín (divisa azul y collarín azul). Él iba a ser el encargado de darle a la umbría frente a nuestra postura. Sus podencos blancos como la leche, movieron muchas reses, pero nada, ciervas, chotas y varetos. Que bien ha andado esta rehala siempre, y en la Aljabara no fue menos. Las continuas ladras nos tenían en tensión pero falsas alarmas, mucha hembra con sus crías. Únicamente faltaba que le dieran al cerrete de nuestra espalda, era nuestra única esperanza.

Cuando entraron los perros en aquel montarral se lió la "marimorena", ladras y tropeles en todas las direcciones, para variar, ciervas. El puesto de al lado si tiro, y tanto que tiro, seis reses cobró. Incluido una marrana que le cantaron los perreros en el último achuchón al cerrete. En el ultimo momento levantan un venao, que se había quedado encamao, de nuevo en el mismo sitio donde había caído el del remate. Rafael apoyado lo tira y lo hace un taco, otros doscientos y pico metros, mucha tela pa´mi.

Ya de vuelta pasan por el cerrete también las rehalas de Borland (divisa azul con franja negra y collarín amarillo) y la de Ricardo Torres y Fernando López (divisa naranja y verde) que levantan más ciervas. Recogemos y nos acercamos a marcar los dos venaos, comprobando que el primero venia dando sangre. Se lo hacemos saber al vecino y cogemos camino del cortijo.


Joaquín Borland en la mano alta y Pepe "El Indio" por la baja en el cerrete de nuestra espalda.

Poco a poco va llegando la gente, los hubo con suerte, cobrando varios mas de cinco reses, muchos de uno o dos venaos y pocos muy pocos que se volvieran bolos. Se escuchaban los primeros cálculos y todos hablaban de más de cien reses, marranos al menos dos muy buenos y en general caras de satisfacción.

Las rehalas en líneas generales sensacionales, así me lo hicieron saber muchos amigos que algo saben de esto. Se agradece que se traigan buenas rehalas a la Aljabara, es una mancha que las necesita y que luce muchísimo cuando se montea con rehalas de categoría. En este sentido no se le puede reprochar nada a la propiedad y la orgánica pues ambas se encargan de avisarlas.

El dueño de rehala cordobés, Diego Gª Courtoy, cobró este buen navajero.

Tras llenar el buche en el patio del cortijo pasamos a ver las reses a la nave contigua. Por cierto, que lastima que luzcan tan poco en el interior de la citada nave. En ella ciento y pico venaos y casi cuarenta marranos, dos de ellos impresionantes. El de los hermanos Glez de Canales y el del dueño de rehala Juan Corral, que pena que no pudiéramos abrirle la boca a este ultimo, pues era primo-hermano del otro. El pobre de Juan, se quedo buscando perros en la suelta, y no pudo presumir de trofeo.

Los hermanos Glez de Canales contentos con su berraco del Retablo.

En la Aljabara de Spínola se volvió a dar un monterión, sobrepasándose sobradamente las cien reses, cosa nada fácil hoy día y más tratándose de finca abierta. Enhorabuena a la familia Spínola y a la peña Monteros del Sur.

La propiedad de la Aljabara de Spínola posó junto a uno de los mejores marranos de la montería.

1 comentario:

  1. Bonita crónica Rorry.....Y MONTERIA en mayúsculas,eh????con sabor...

    Un abrazo

    Rafa Alcaide

    ResponderEliminar