REHALA

"Rehala" nace con la idea de dar auge en la red a un mundo tan autentico y tan bonito como es el de la REHALA de monteria. Por medio de este blog se pretende dar a conocer a todo aficionado al mundo de la caza y los perros,las rehalas que monteria tras monteria realizan esa labor tan poco valorada pero tan imprescindible en nuestras agrestes sierras.

UNA REHALA

No hay verdadera montería sin perros. Cuando se montea de verdad, es decir, con todos los elementos que el caso requiere, y entre ellos, y en lugar preeminente, varias rehalas punteras, éstas lo van diciendo todo. Lo van diciendo todo al que sabe escuchar, que no es fácil. Si sabe escuchar, aunque le haya tocado un puesto en que, por mala suerte, no haya tenido vista sobre el terreno, se habrá podido dar perfecta cuenta -siempre y cuando los perros sean de calidad- de todo cuanto ha sucedido en el día. Desde la hora en que se soltó hasta en la que se terminó la batida:de si ha habido interés o no, de si se ha tirado bien o mal, de si la caza ha corrido en dirección que convenía, de si se ha vuelto o de si no ha salido. En fin, de todo se habrá enterado y bien poco será lo que le puedan contar los que han tenido la suerte de presenciar el conjunto.

Veinte Años de Caza Mayor. Conde de Yebes.

EL PERRO DE REHALA

El buen perro de rehala, sea cualquiera su clase, desde el puro podenco envelado y peliduro al de padres desconocidos y tipo inverosímil -que los dos pueden ser de punta-, requiere, entre otras, las siguientes características principales: fuerza, coraje,perseverancia, vientos y dicha. A cuál de ellas mas importantes, y si no las reúne es un perro incompleto.

Veinte Años de Caza Mayor. Conde de Yebes.

lunes, 4 de enero de 2010

La Plata (Posadas, Córdoba)

El mensaje de Edu, días antes, costó asimilarlo: "Rorry, se suspende la montería". Según me contó había caído un rayo cerca de la casa, los caminos estaban de mírame y no me toques, y allí con tanto coche se podía montar la de San Quintín. Sus tíos siguieron pa´lante y darían sus manchas y me animó a que me pusiera con él en su puesto de cierre con la parte de su tío Carlos, sin dudarlo acepte.

Son unos pocos los años que he monteado ya lo de Eduardo, en su mayoría trasteando aquello como guía con los perros. Por allí han pasado rehalas como las de Diego García-Courtoy, Rafael Blesa o Ricardo Torres y Fernando López, con las que he pasado grandes jornadas de monte junto a Pepillo Fragonetas, Lolo y Pepe El Indio. Aquello es muy chico, pero tiene unas manchitas de coscoja, lentisco y sobretodo espesas aulagas que siempre cobijan algún marrano. La lastima de este año es que se veía tomado, en fin, el año que viene habrá que echarlos a correr.

Quedamos en la casa sobre las 10:30, no había prisa pues hasta que no empezaran a montarse el resto de las manchas era tontería estar puesto. A última hora hubo cambio de planes, tres valientes con afición, los hermanos Rojas (Perico y Gonzalo) y yo, armaríamos la huida hacia la Yesca. Edu y su padre ocuparían sus puestos en el cierre con la parte de Carlos. Seria complicado que por allí se movieran bichos pero en esto de los marranos nunca se sabe y alguno zorreao podía darnos una sorpresa.

Rorry, Perico, Gonzalo, Edu y Teresa antes de salir para los puestos.


Los tres puestos que ocupamos eran una pintura, en general la armada que montamos, la del pozo, es preciosa y muy cochinera, pero nada, no hubo fortuna y ninguno vimos nada. Era de esperar, sin meterle perros a aquello los cochinos no salen, y nuestra esperanza, que se fallara o se colara alguno, no se produjo. Al menos el día acompañó y el discurrir del agua que llevaba el arroyo que tenía delante me hizo disfrutar una barbaridad. Bendita agua.

Pronto estábamos de vuelta en el cortijo. Tiros se sintieron, aunque lo retirado de nuestra posición evitó que sintiéramos todas las detonaciones, pues bastantes se debieron de oír para cobrar casi cincuenta reses. Eduardo padre no tiró, su hijo remató un machete que le entró herido del puesto de al lado. Ellos estuvieron bastante entretenidos, por lo que contaron mientras dábamos buena cuenta de unas habichuelas con perdiz que nos preparó Julia y que estaban sensacionales. Las anécdotas de los Rojas se cruzaban con los relatos de Eduardo y con ese clima tan agradable dejamos que se fuera echando la tarde.

Tatun junto al marrano que remató Edu.

Reflexionaba con Edu lo ocurrido y la verdad que después de tanto tiempo esperando ese día, el día grande de una mancha, es una lastima que haya que esperar al próximo año para darle un achuchón. Con lo gracioso que es ese manchón habrá que guardarse nervios, prisas y sofocos para la próxima temporada. ¡Ánimo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario